martes, agosto 10, 2010

Tres microrrelatos de josef y una frase de Pessoa.


Cataclismo Remediable.

Una mañana de verano una lluvia amarilla teñía de tierra el horizonte y dejó enterrada la ciudad en un desierto de dunas. Caminando desde el ático llegué hasta la cúpula de San Francisco el Grande, clavé la sombrilla, abrí la silla abatible, encendí la radio y escuchando Rain Fall Down de los Rolling esperé a que llegaran las olas.

Odisea en el espacio.

Tras dos años de vuelo, me dispuse a ser el primer hombre sobre Marte. La nave realizó un par de giros sobre el horizonte del planeta, perdió estabilidad y se estrelló contra el suelo.
Sobre todo lo sentí por mí “bocadillo fuagrás;” se me escapó de las manos...

El Espejito.

Algún día se enterarían de quién era el que movía el espejito y hacía chispear el collar de perlas de la señorita Rosa al tiempo que sus uñas largas y rojas trazaban en la pizarra los problemas de matemáticas. En cambio, jamás se descubriría que en él quedaban reflejadas las soluciones, aunque multiplicadas por dos y divididas por cuatro. El espejito no dejó de ser mágico hasta el día en que, atraído por la tentación, se lo cambié a “Bizcocho” por su canica de fulgores verde azulados; la magia saltó a la canica.

La frase:

Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo? Fernando Pessoa. Poeta portugués.


José Fernández del Vallado. josef, agosto 2010.








Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

27 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs