lunes, febrero 02, 2009

Ya no siento más.


No sé cuanto tiempo ha transcurrido, no hay relojes, ¿suenan todavía en mi cabeza? quedan tan lejos... Tal vez estén fuera, en el exterior o enterrados aquí dentro, abajo o arriba ¿estoy en algún lugar? todo es inodoro. No hay nadie a quien recibir, nadie con quien hablar. No hay lugar para el amor, ni a quien besar o abrazar… ¿y hacer el amor? Tampoco. Los besos quedaron lejos, aparcados en el tiempo, congelados. Me llevó mucho tiempo, si así puede llamársele, alcanzar este estado y permanecer enclaustrado en mi interior. Hoy soy férrea prisión de mí mismo y ya no sé cómo escapar...

Me gustaría volver a salir... reconocer el olor de una rosa, degustar el sabor de un asado, acariciar algo suave y sentirme palpado por las manos del alguien distinto a mí, de alguien de otro sexo... Acomodarme a la orilla del mar, dejar humedecer mis pies, y sentirme acariciado por la tibia brisa marina mientras contemplo un cielo azul celeste en lo más alto, y oscuro en el firmamento, donde se funde con un océano salvaje y palpitante de vida...

No sé cuanto es necesario vivir para tener el presentimiento de que estás muerto; de que todo ha acabado, de que solo hay silencio en torno a ti; de que los días felices pasaron y se volvieron espuma en tus brazos... Y cuando trataste de impedir que escaparan y ser libre de nuevo, la decepción volvió a ti, porque ella se fue para siempre. Sin avisar, sin siquiera aprender a hablar tu idioma, sin aceptar un solo ramo de flores...

Vivo entre cuatro paredes y no sé cuales son, dicen que estoy loco y no recuerdo otra locura que un profundo amor, unos labios rojos abiertos ante mí, una espalda ondulada y vuelta del revés, sus cabellos densos y revueltos, y aquellos ojos, como ventanas de vida. Estelas abiertas escrutando sin sentir amor por quien amó durante un tiempo incierto en un lugar incierto y en una estación incierta de un año bisiesto que nunca terminó para mí, porque el tiempo no existe, es pura invención del hombre, no así de la naturaleza con la que una vez conviví en delicada armonía y felicidad...


Ya no siento más...
Todo ha acabado…
No sé cuanto tiempo ha transcurrido...


José Fernández del Vallado. Josef. Febrero 2009.

Reacciones:

50 libros abiertos :

  1. Entre la vida, donde todo parece que lo controlemos y la muerte donde parece que nada será real solo tenemos la duda como parte de nuestra propia esperanza. Es nuestro sustento.
    Excelente relato que invita a la reflexión amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Aceptar que el amor se ha ido, que ya no siente de la misma manera, que ya no esta... es doloroso.

    Es ahí donde te sumerjes un un mundo sin tiempo ni espacio...
    Sin nada!!!
    Hermoso escrito cielo!!!
    Besos llenos de luz!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuantas veces confundimos estados y aún vivos nos encontramos encerrados entre esas cuatro paredes...
    Te concedo un premio, está en mi blog, no soy mucho de premios, pero este merecía la pena...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hermoso escrito, pero con una soledad que conmueve. Hay que reinventar la vida.
    Besos,
    Shanty

    ResponderEliminar
  5. triste y melancólico tu escrito de hoy......pero tan profundo y bello como siempre!!
    sólo aceptar cuándo algo se ha ido.........

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Moderato....paso mi mano por esta ventana para que sientas la calidez de mi abrazo. Te siento, siento tu pena, siento el dolor se del dolor de no hablar el mismmo idioma, que triste es que no te entiendan.

    Moderato el tiempo n existe, como tal es una constante, Todo es aqui y ahora, bueno, je,,,es lo que yo siento.
    Besos y amor

    Como siempre un bellisimo relato.

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia envuelta en el deseo de volver a sentir...
    Como siempre tus letras son fantásticas!!!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Está muy bien descrita esa tentación de encerrarse. Nunca criticaré a los que se dejan ir por amor, hasta la muerte.

    ResponderEliminar
  9. Josef, leyendo tu relato imaginé por un momento cómo sería no enterarte que estás muerto y seguir sin entender porque ya nadie te habla. Terrible!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  10. Un encierro asumido y sin embargo desalentador...
    Un interiorizarse hasta el punto de saberse en esa frontera delgada entre la vida y la muerte que planea victoriosa sobre los sentimientos aturdidos por pérdidas dolorosas...
    Sin embargo un rayo de luz habita en el corazón.O esa es la sensación que extraigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Penas de desamor son penas de nostalgias perdidas, acanaladas en las venas como ríos secos esperando nuevamente la vertiente que los inunde. Y más allá del encierro, en esa cárcel imaginaria donde uno no vive sino que sufre, surgen nuevos palpitares que dan sentido a la nueva vida.
    Nostálgico relato Josef, y como tal, sentido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes Josef, tu escrito me recuerda una de las frases de Pablo Neruda:
    "Qué importa que mi amor no pudiera aguardarla. La noche está estrellada, y ella no está conmigo."
    Fria sensacion, me dejas con este escrito, querido amigo, no obstante el amor esta en todos los rincones de esa habitacion.
    Saludos.
    Jesus

    ResponderEliminar
  13. Un relato fascinante. Un encierro percibido, pero, de alguna forma... ¿inesperado, irreal?
    Nos hace llegar esa sensación de pérdida de sentidos y sensibilidad.
    Tremendo.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  14. Existen muchos muertos en vida. Y yo pienso que al otro lado, está la Vida. Si no es así... por lo menos he vivido esperanzada mientras estuve de paso por la tierra.
    El escrito como siempre, genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sin embargo hay que seguir buscando la forma de sobrevivir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. El protagonista siente como nadie.
    Siente por cada poro.
    Ya puede decir lo que quiera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Has descrito perfectamente como se siente una persona cuando ha perdido el amor o cuando es imposible..es tan desgarrador que parece que no existe nada ni nadie...lo has bordado amigo mio!!! un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  18. Cuando el amor se combierte en desamor...duele... es dificil ver la vida como antes.

    ResponderEliminar
  19. Triste pero real cada vez el dolor es menos.
    Aun mucha nostalgia
    Y muchas ganas de amar de nuevo.
    Suerte! Y un beso.

    ResponderEliminar
  20. Dominas perfectamente el arte de sumergir al lector enlas letras de tus ataryentes escritos...

    No sé si en esta ocasión eres tu el que te has sumergido en la ente del lector y necesitas que te ayudemos...

    Si es así... aqui tiens aun lector incondicional que te ayudara a volver a sentir... a volver a empezar y a decirte que no ha transcurrido mucho tiempo desde que te quedaste dormido...

    ¡Vamos... a escribirrrrrrrrrrrrr!

    Jjejejeje


    Abrazancos

    ResponderEliminar
  21. Tus palabras desgarradas llegan a lo más profundo, sobre todo cuando una es una enamorada del amor¡¡;))

    UN BESOOOOTEEEEEE¡¡¡

    ResponderEliminar
  22. El amor se muere. Y con el tiempo puede que salga a relucir la historia, porque nunca se acaba lo que acaba, que se queda a vivir en la memoria.

    De Lys para el loco de tu historia.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. La imagen es fantástica, tanto que matiza la tristeza del texto. Todo se transforma, nada termina, :) eso dicen quienes estudian los cometas.

    ResponderEliminar
  24. Mucha añoranza en tus letras, muy bien puestas y muy tristes, pero incluso cuando creemos que llega el final, nos quedan batallas, alegrías, lágrimas y besos.
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
  25. Muy triste.
    Un frío helador recorre los pliegues de mi alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. A mi me impide saborear mi libertad y felicidad, la falta de compromiso y la escasez de metas claras por parte de la gente a la que mas quiero. Vaya faena, Coach! Que puedo hacer?

    ResponderEliminar
  27. Siempre hay un renacer... siempre, despues de un Invierno viene, vendrá la Primavera..
    Bello, hermoso relato dentro de su tristeza...
    un beso.

    ResponderEliminar
  28. Que profundo amigo, es tan real como la vida misma, uno se muere por amor, se pierde por amor...pero tambien por amor resurje de sus cenizas....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  30. Cuando el sentimiento

    de pérdida se adueña,

    de nuestro ser,

    cuando sentimos que ya

    no puede ser...

    Algo de locura nos delata

    pérdida de noción del tiempo

    y el espacio,vemos negro

    el escarlata,y el rosa gris...

    Cada vez escribes mejor!

    Besos sin fin

    ResponderEliminar
  31. La "nada" es la peor de las sensaciones.. pero si se siente el vacío de algo significa que una vez ese algo nos llenó.. por lo tanto, mientras estemos vivos podemos tener la esperanza de volver a sentir y salir de la nada...

    tal vez baste una sola mirada o un solo golpe de aire fresco en la cara.. para que el mundo vuelva a girar.

    me gustó tanto leerte hoy..

    un beso

    ResponderEliminar
  32. jajaja, me hace gracia ver las distintas interpretaciones, según las personas o su estado de ánimo...
    quería decirte que soy una enamorada de todo lo que tenga que ver con Egipto, ¿Te lo había dicho?
    Besos Josef

    ResponderEliminar
  33. Interesante relato que, como no podía ser de otro modo, lleva a una interesante reflexión.

    Que mundo tan contradictoria ese al que llaman amor...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. La mente es tan frágil, será mejor sentirse prisionero en un abismo de cuatro paredes, que despertar ? Creo que el amor hay que vivirlo intensamente mientras dure. Hace una semana me enteré que una amiga con una vida hecha prefirió morir cuando se supo abandonada , yo no lo puedo concebir de ésta manera. Algo puede morir muy dentro de nosotros... mas no la esencia y la oportunidad de volver a amar y ser amada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Si el amor se va, duele el corazon tan profundo que el cerebro lo iguala al dolor fisico de un golpe...pero uno puede dejar curar la herida de igual manera que cuando es fisico. Dandole tiempo al tiempo y olvidando la cicatriz (me sirvio un tiempo a mi je je)
    Me encantan tus relatos!
    Te mando un poco de mi mar y mi cielo...podemos jugar con las olas y ponerle nombres a los cangrejos :)
    un besote!

    ResponderEliminar
  36. ¿Sabes? Podría haber firmado este texto, no por tu manera de narrarlo, claro, sino por lo que cuentas en él. Hay un tiempo, y está congelado, y es invención del hombre, lo demás lleva su curso normal y natural.

    Me gustan los años bisiestos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  37. MARAVILLOSO, hace algún tiempo me sentí así....menos mal que ya ha acabado!
    muchos besos.

    ResponderEliminar
  38. Buenos dias... Jose

    Y que no me entere yo...


    Rafael

    ResponderEliminar
  39. Hola vengo a saludarte. Pases un buen día o por lo pronto buenso momentos.
    Besos y amor
    je ♥

    ResponderEliminar
  40. Hermoso texto. Duele, claro. Aceptar que no hay amor, que hay desamor. Me gusta cómo escribís, como pensando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Josef: que relato nostágico y lleno de soledad... duele. Un cariño amigo. Arriba el sol!, María

    ResponderEliminar
  42. Começar de novo
    Vai valer a pena

    Se cierra un capitulo pero no se acabó el libro..

    Saludos!

    ResponderEliminar
  43. Hola...gracias por tus visitas a mi blog y por tus comentarios en él...
    Tu blog me parece tan interesante, seguiré explorándolo.
    Un abrazo, Adri.

    ResponderEliminar
  44. Pero es que la vida se compone tambien de esos sentimientos, de la soledad del desamor de la muerte de la tristeza... Lo difícil y a veces tarea casi imposible es aprender a hacerlos nuestros compañeros de viaje...
    Precioso Josef, de verdad¡
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  45. Esta recordando lo que tuvo y no tiene y echa en falta...

    Entonces aún tiene vida, esta en el transito del tiempo y ese es el peor momento de la vida, se quiere y no se puede ya esta todo vencido y acabado sin más.

    Y hoy en día lo triste es que hay muchos muertos vivientes y se creen muy felices, pues no saben lo que les espera por el camino del adiós...

    Un abrazo con vida y sin miedo a la soledad de las capillas sin vida, tan sólo un día, después de haber entregado tanto... y no recibir nada, tan sólo mucha friadad.

    ResponderEliminar
  46. Entre esas cuatro paredes encontró su libertad, bendito sea

    ResponderEliminar
  47. El tiempo es pura invención del hombre... tal vez así sea. Recuerdo las discusiones de "La montaña mágica" en torno al tema del tiempo. También esa cita del Alcorán con que Borges abre uno de sus cuentos: "Y Dios lo hizo morir durante cien años y luego lo animó y le dijo: -¿Cuánto tiempo has estado aquí? -Un día o parte de un día -respondió.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Duele, esto me recuerda a Paulo
    Coelho en "Cerrando Círculos".
    Besos

    ResponderEliminar
  49. Cuanta soledad...

    Besos mi niño, como siempre un placer perderse en tus letras.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs