martes, agosto 24, 2010

A dos días de regresar a Madrid.


Hace una noche espléndida y la luna ilumina la noche, tengo ganas de expresar o hacer algo, pero no lo consigo. Mis lectores abandonan el barco, y yo dejo de leer blogs ¡no puedo seguirlos desde este Internet de pacotilla! Al fin y al cabo es Internet y el único que tengo.
Ayer, por fin, me compré la pistola, necesito defenderme de ellos, son más fuertes y acechan, esperan para quitármelo todo. La luna... no ella no, ella... ¿me mira? ¡Sí! No puede dejar de observarme y lo mismo que yo piensa y piensa ¿que va a vivir poco? ¡No puedo creérmelo! ¿Mañana será el último día? Y yo… ¿qué haré yo? Al menos si ella estuviera haríamos sexo, ¡sexo hasta el final! Pero la perdí en una partida de... ¿póker? Él se la llevó, o se fue porque quiso. Ahora estoy solo, cada vez más cerca del instante final y la luna quiere... pretende escaparse de mí. Quiero deciros que, sí, lo reconozco: Deseo vivir más. Huí a la sierra, a las montañas, y me refugié e instalé en esta vieja cabaña de vida, y ahora, cada minuto, cada segundo que se me escapa... ¡es tan valioso! ¿Sabéis el poco tiempo del que disponemos y cuánto desperdiciamos? No, no hay dioses detrás de las estrellas, ellas son esos dioses. Llevamos toda una vida buscándolo y todas las mañanas amanece para nosotros. ¿No os dais cuenta? El Sol es el astro más poderoso a quien adorar. Le debemos toda, la vida. ¿Qué sería de nosotros sin su luz cegadora, sin la vida que irradia y sin esa palabra? Nada. No habría días ni calendario ni veranos enloquecedores como éste que vivimos.
Verano del 2010, siempre lo recordaréis. Fue caluroso, muy caluroso... Tal vez uno de los últimos veranos ¿racionales? de este mundo de pacotilla al que tanto quiero. Porque yo, algo muchísimo más ínfimo que una aguja en un pajar y por descontado, que un grano de arroz en el desierto, pero tal vez parecido o semejante a una partícula de polvo cósmico en el espacio interestelar, sé que estoy vivo, porque me duele el estómago, aspiro e inspiro y todavía soy capaz de disfrutar del sudor que baña mi cuello mientras escribo estás palabras y me dejo llevar con placer por los sentimientos irracionales que mueven las teclas absurdas de mi corazón.
Hoy, ahora, vuelvo a nacer, parto de cero. Soy un parto naciente. No hay nada más que oscuridad. La luna se marchó, pero tengo la certeza de que el ciclo volverá a repetirse y mañana, cuando me despierte, reconozca no que me siento cansado, sino lleno de ganas impulsivas y compulsivas de vivir...

Hasta otro día.

Un abrazo.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

30 libros abiertos :

  1. es la mejor forma de despertarse, de afrontar un nuevo día

    Buena noches/buenos días

    ResponderEliminar
  2. Mi muy querido amigo Josef. Comencé a leer tu nota que destacaba la hermosa Luna que podías observar. Y me preguntaba interiormente: ¿por qué no deja de escribir ya y se pone a contemplar la bella Luna hasta que salga el Sol? No puedo entenderlo...
    Te dejo porque voy a extasiarme con mi bellísima Luna...

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido al mundo otra vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Todo fin es un comienzo... la vida esta llena de comienzos.. de pasos.. siempre se avanza aunque no lo parezca...
    Personalmente prefiero las sombras a las luces... la Luna al Sol...

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  5. La metáfora es perfecta. Es suicidio, la vuelta al nido artificial de hormigón; a las partículas puras de dióxido de carbono; a la exactitud del estrés digital; al amor condicionado por el anterior; a las noticias que antes no existían; al internet de banda ancha de 12 megas.

    Hablando de gatillos, unte su pistola-pasaporte con paté de anchoa y déselo a un minino para que se lo coma, si tiene posibilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. "Ganas impulsivas y compulsivas de vivir..." como me ha gustado esta última frase. Y no, yo desdeluego no olvidaré nunca este verano 2010, jajajaja....
    Muuuuuuuuuuuuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo, conozco los vaivenes entre el sol y la luna, entre las teclas moviéndose casi automáticamente bajo mis dedos. Conozco, la muerte cercana y el estallido del clamor de la vida al despertar al día siguiente.
    Conozco, la soledad frente al post, que parece invisibe.
    Yo conozco esos sitios un tanto tormentosos. Pero he sobrevivido y aún lo hago.
    Te mando un abrazo muy grande y te comento algo: estoy un poco complicada con los tiempos y trato de repartirme de la mejor forma posible, es que retome la escritura de mi novela y me lleva mucho tiempo. Quisiera escribir más en el blog, leer mas y mejor a los que sigo, leer libros, pero el día sólo tiene 24 hs.
    Mi corazón está contigo, aunque no logre entrar en cada uno de tus post. Ten presente que es por esa razón.
    Un abrazo grande Josef!!!

    ResponderEliminar
  8. Volver a empezar. Sólo es posible hacerlo si, antes, has tocado tan en el fondo que es imposible calcular la distancia que te separa de la superficie.
    Yo creo en las nuevas oportunidades. Espero que este sea el caso.
    Un texto que me ha gustado especialmente, José.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Un relato sumamente inquietante y no exento de profundidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lo que aleja a la muerte son los intentos de renacer continuamente. Cada vez que nos parimos, nos damos una oportunidad de echar tierra sobre la fosa del recuerdo...sólo es cuestión de desenterrar lo que valía la pena estar desenterrado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Estoy como tu, recien regresado de mis vacaciones.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  12. De vuelta a lo cotidiano, parece...

    Disfruté mucho tus vacaciones

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Lo malo es que puede ser cierto: este podría ser el último verano racional de nuestra historia...

    ResponderEliminar
  14. Pero nos queda el consuelo que por la noche podemos estar de nuevo con la Luna, de ilusiones el hombre tambien puede vivir.
    Aunque a veces cuando abres los ojos, te preguntas ¿que diablos hago despierta?
    Primavera

    ResponderEliminar
  15. yo no me he ído, sigo aquí, leal, esperando mejores tiempos, menos calurosos.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  16. Ha… llegaste a tu ordenador como un toro desbocado, tu frenesí, tu impulso, tus ganas de teclear lo que tu boca calla, la vida fluye en cada golpe del tecleado, es fantástico, la luna, se fue a dormir mañana al despertar veras tu pluma cansada de tanta inquietud , realmente este relato te quedo preciosos, buenas noches amigo.Mañana saldra el sol.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola Jose amigo, que lindo escrito, nunca perder las ganas de vivir, fue muy gratificante leer este texto porque de alguna forma me siento igual que tu, a veces las cosas no son como quisieramos, y cuando elevamos la vista al cielo, es cuando nos damos cuenta que la vida es hermosa, y no importa lo que estemos viviendo vale la pena vivir, sentir....

    ResponderEliminar
  18. Feliz regreso tenga vos señor, aunque su estomago sienta cierto ardor ese malestar le dará para emprender una pelea con las teclas las cuales no se han podido marchar, y esperando ellas ansiosa están para seguir las ordenes que esos dedos le dan.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Excelente final! Me gusto mucho lo que leí.

    ResponderEliminar
  20. Fuiste
    y viniste

    pensando en el amor.

    Poeta.

    ResponderEliminar
  21. Vaya!, te veo muy inspirado. Se ve que te han sentado bien las vacaciones en la sierra.

    Sigue disfrutando de esas asombrosas noches.

    ResponderEliminar
  22. No abandonamos el barco querido Josef, tan solo navegamos contracorriente en este Internet que tú bien dices de pacotilla, imposible leer lo que quisiera, escribir lo que me apetece, descargar fotos que no se descargan nunca, en fin... yo vuelvo el domingo alargando los días al máximo para evitar el infernal Madrid que me espera.

    Un beso enorme mi querido amigo, volvemos prontito.

    ResponderEliminar
  23. Querido Josef, no te he abandonado, es que como tú, tengo una conexion de internet bastante lamentable y hay blogs, como el tuyo que son muy dificiles de abrir,tengo unos cuantos post tuyos pendientes de leer para cuando me asiente definitivamente que será ya a finales.

    Feliz regreso.

    Hasta pronto. Besos. Eritia

    ResponderEliminar
  24. Estremecedor relato... me llevaste a espacios impensados.

    Te dejo un abrazo, te extrañé. También estoy volviendo, claro, con un frío que cala los huesos y para que mentir, un poquito el alma...

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Me gusta ese transfondo de comerse la vida a bocados chiquititos...

    ResponderEliminar
  26. No solo eso, es que además esta semana, Marte se deja ver...

    ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  27. Vamos... date prisa Josef...
    que te estamos esperando...

    Abrazos amigo

    Feliz viaje de la vida... siempre

    ResponderEliminar
  28. Vuelve.

    Todo ha esperado por tí, para que te lo adueñes, lo deseches, ames, odies; para que lo disfrutes, o lo sufras, viviéndolo!

    Porque nada hay mejor que desaparecer un eternamente para reaparecer en un instante.


    Saludos repentinos!

    ResponderEliminar
  29. Entre ambivalencias se nos va la vida y, cada amanecer nos brinda el poder de seguirnos hallando en estos rincones.

    Un fuerte abrazo, he disfrutado la lectura.

    Anna Francisca Rodas Iglesias

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs