domingo, marzo 28, 2010

Antes... y Ahora.

Antes la sangre no se me convertía en hielo con tanta facilidad, podía atrapar la luna entre los barrotes de mi ventana y soñar junto a ella durante noches de esperanza y figuración, los amores difíciles parecían cándidos anhelos al lado de los de ahora, los amaneceres me sentía blando como el algodón y no un arrugado saco de esparto. Y, además, por lo general, solía despertar venteando el agradable aroma de un perfume desconocido, y no el conocido tufo de mi cuerpo sudado y solitario.
Ahora rezo para que las canas no blanqueen más de lo necesario, lucho contra el chocolate y las bolsas de patatas fritas, trato de evitar, sin éxito, echar una mirada furtiva a los senos de la joven dependienta del supermercado, cuando la camarera del bar donde tomo el café me guiña un ojo miro hacia atrás, y si por casualidad una mujer bonita me dirige unas palabras me siento como una negra cucaracha.

Creo que he adoptado malos hábitos. Primero, cuento demasiadas veces el dinero; y yo me pregunto ¿para qué? Si igual me lo voy a gastar. Segundo, casi siempre le doy unos euros al africano que se encuentra a la puerta del supermercado, me siento ridículo haciéndolo, claro que más ridículo y miserable me sentiría sin hacerlo. Tercero, hay una camarera rumana que me gusta bastante, siempre le pido un refresco por no pedirle el café que ya tomé donde la filipina – mujer debidamente emparejada – me guiñó el ojo. Por cierto, nunca recuerdo su nombre (de la rumana) y al final lo paso mal por algo banal y quizá insignificante.

Presencio esos primeros resquicios de algo que se avecina: la vejez, y la sociedad multiétnica y me asombro de que cuando era o fui joven, nunca pensé en la existencia de la vejez y menos en la coexistencia de razas distintas a la mía. De pronto debo darme prisa si tengo que vivir antes de estar muerto. Ocurre – no sé cuando empezó – que todo comenzó a ir rápido y ahora se desarrolla a una velocidad vertiginosa, y aquí me tenéis escribiendo mientras descubro que voy a ser de mayor, mientras dejo pasar el tiempo, aunque más bien sea al revés y el tiempo me arrolle sin sentir especial gratitud por mi persona.

Pero escribo y resulta que antes, una vez, fui capaz de correr cinco o diez kilómetros y sentirme bien haciéndolo, era rápido y competitivo, pero sobre todo comprendo ahora, era el más rápido porque nunca pensé en llegar el primero ni en la estúpida competitividad, y tal vez fuera lo único que apreciaba: correr. Correr fondo y escribir es casi lo mismo y se parecen tanto a la vida porque la existencia es una larga o breve carrera de fondo. Uno puede ir dando tumbos o aferrarse a la seguridad inexistente que vende la mentira de nuestra civilización. He tardado mucho en verlo, tal vez demasiado, y creo que ya es tarde, nos tienen “co-gi-dos.” Resulta triste pensar que cualquier día de estos nuestro “global” mundo pueda estar de nuevo regido por una especie de Hitler, aquel que aglutine mayor número de multinacionales bajo su mando o simplemente un monstruo multinacional que acabará devorando a los demás.


Compro el periódico y... ¿para qué? Si cada vez me interesa menos leerlo e informarme. Pero hay que estar informado, ¿verdad? De las fluctuaciones de la bolsa que tanto le interesan a Botín y sus secuaces, de los desastres y guerras creadas con fines lucrativos, comerciales: armamentistas. Y, además, se me olvidaba, ¿qué hago yo contemplando los senos de una cajera, cuando la trata de blancas prolifera y la sociedad nos ofrece el sexo tirado y a espuertas?

Mañana será otro día. Y habrá que aprender nuevas cosas, una de ellas es ¿en quién debo creer? y otra ¿por qué me he vuelto incrédulo? Pero claro ya me lo advirtieron cuando apenas era un niño:
“Chico si no estudias, no prosperarás en la vida.”
La cuestión no era tan fácil; tenía truco. Reside en saber a qué se le llamaba prosperar Antes y qué fracasar... Ahora.

Y ahora sí. Hasta mañana.

Un abrazo.

José Fernández del Vallado. Josef. 28/03/2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Reacciones:

39 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs