miércoles, marzo 03, 2010

Concierto.




Las volutas de humo se elevan sobre la muchedumbre apiñada junto al escenario. En el recinto no cabe una pluma. Aguardé “décadas” – igual que el título de una de sus míticas y especiales canciones sugiere – para verlos en directo. Solventar su entrada me costó desembarazarme de vinilos apreciados, pero en el fondo lo sé, ha merecido la pena.
Aromas: a plástico nylon y perfumes, en ocasiones, desagradables. Sabores: a cerveza, chicle y hachís. ¡Mucho calor!, y la emoción contenida.

Pocas palabras antes de comenzar. Todo está dicho.
El escenario ejerce de imán; nadie es capaz de apartar la vista un instante.
Se escucha un murmullo de júbilo, se corre el telón y se difuminan sombras rojas, verdes, amarillas y blancas, como mil amaneceres.

El foco se centra sobre Ian y allí están: ¡Joy Division en directo!
Jamás tuve la oportunidad de verlos hasta hoy ¿he llegado tarde?

Ian Curtis, el cantante, se suicidó el 18 de mayo de 1980 y el grupo se separó
Han pasado treinta años y sigue estando vigente entre nosotros y ante mí. Tan vivo, ácido y seco, pero magistral como siempre.
Abre con el Love will tear us Apart, la canción que escucháis. Después vendrán: Transsmision, she´s lost control, Isolation, y para finalizar el maravilloso Twenty Four Hours.

Fue un grupo especial. Abrió puertas hacia un nuevo estilo de música. Muchos intentaron imitarlo, sin obtener resultado.
Bueno, más vale tarde que nunca. Hoy su alma está aquí, con nosotros...

Un abrazo.

José Fernández del Vallado. Josef. Marzo 2010.


Reacciones:

13 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs