martes, agosto 03, 2010

Pasiones de verano, pasiones sin freno.


Estoy en el piso veintitrés de una torre de Madrid, (prefiero no decir cual) ella yace a mi lado. Tuve que hacerlo después de ¿hacer el amor?
Ella así lo llamaba, para mí no fue “novia” sino una farsa con el engranaje de un gran contubernio. Todo con tal de sacarme unos euros sin demostrar el más mínimo arranque de energía. Y todavía tuvo la desfachatez de fumarse un cigarro. – ¿No sabe que la ley prohibirá fumar en cualquier establecimiento? – Cuando cualquier persona en su sano juicio sabe que el amor es pasión, es desenfreno, es locura llevada al límite. Y yo necesito tener todo aquello que la sociedad tergiversada por la ignominia y la paranoia, no me conceden. Por ello salgo a las calles de una ciudad arrasada y con la necesidad de un buitre iracundo, busco carnaza. Soy carroñero de verano. Mientras todos están en la playa dando rienda suelta a sus pasiones yo la saco a relucir en tanto tiro del volante del sujetador que aprisiona su garganta y al final, ¡ni tan siquiera eyaculo!

Primero me agacho en el suelo y la toco; luego ya, me revuelco nervioso. No la he matado. No, no soy ningún asesino, pero... me muerdo la lengua y sólo el dolor me produce placer.

Me siento en la mesa saco el bolígrafo y escribo. Las palabras fluyen de una esquina a otra de la cuartilla sin decidirse a componer, obedecer, y conformar el relato que desearía escribir. No es este, ella ni siquiera me gusta. No, este no es mi relato. Pero las palabras... ¡están desbocadas! Tal vez algo abatidas por la mente que trata de manejarlas. Claro, ellas también sienten calor. El calor de un verano que funde cerebros, dilata pasiones, y pasará dejando una huella silenciosa de sudor y desenfoque en mis ojos agotados tras otro esfuerzo baldío...
Aflojo el lazo de su cuello. ¿Estará viva? Espero que si. Rezo un padre nuestro, dos avemarías y salgo de la habitación sin hacer ruido. ¡No vaya a despertarse!


José Fernández del Vallado. Josef Agosto 2010.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Reacciones:

18 libros abiertos :

  1. hola Dos Josef,
    uuyy ...
    historia tenebrosa
    Placer perverso??..
    A ti no te quiero encontrar en una calle oscura..


    un saludo cordial^^
    RR^^

    ResponderEliminar
  2. Siempre suele pasar que el verano las neuronas te las suele apresar para que no se descarríen y quieran ponerse ha pensar.

    Por eso las historias pueden ser historias para no dormir

    ResponderEliminar
  3. La verdad Jose,

    no sé muy bien si te he comprendido. No sé si en tu relato hay desilusión, desesperación o perversión. Quizá, un poco de todas ellas, en el fondo todas esas sensaciones se reducen a una sola, la peor de todas, SOLEDAD.

    Supongo que la pasión, es complicidad y con un bloque de hielo, eso es imposible, pero tranqui, la ciudad es enorme, alguien te espera en ella, eso seguro.

    Muchos besos y feliz noche, apasionada:)))

    ResponderEliminar
  4. Bien josef, el relato es fantástico, es que muchas veces la mente nos juega una mala pasada, hacemos letras y mas letras sin saber porque nos sale así, te quedo genial amigo mío.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Uf! que relato..... me ha producido morbo, jajaja..

    ResponderEliminar
  6. solo falta que dijeras quye eras cura

    ResponderEliminar
  7. Al parecer el descanso, el calor y slgun ingrediente exotico te despertaron cierta oscuridad... Buena oscuridad... un juego mental interesante... aunque para mi gusto algo bajo en el conteo de cadaveres.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ten cuidadito con los nudos que son peligrosos cuando se pierde el control.... ¡¡¡Fíjate en el pequeño saltamontes, sin ir más lejos¡¡¡

    Un beso, Josef, y feliz verano

    ResponderEliminar
  9. Placeres incontrolables, incomprensibles. Igual que la vida

    ResponderEliminar
  10. El placer del dolor, pornoterrorismo le llaman ahora cuando se ha soprepasado el límite y no hay sustancia con que rellenar la carnalidad se vuelve todo insi¡ípido incluso el sexo..

    ResponderEliminar
  11. ¡Pues te ha salido muy bien, para no ser lo que tú querías! Ahora que si te llega a salir fijo tendrías premio al mejor relato...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Querido Josef, este relato es en sí mismo el fiel reflejo de la pasión.
    La pasión no razona, no es precavida, ni mide consecuencias. Y cuando ella se apodera de nosotras, hasta te diría que fluyen las palabras como en un orgasmo. Sin control.

    Excelente este oscuro relato.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  13. Buen relato. La canicula provoca delirios, que se confunden con el amor.... el amor es pasión y ternura, sudor entrega , regalo.
    besos fresquitos

    ResponderEliminar
  14. Uff que peligro encontrarse con un personaje asi, la calor produce tanto estragos, uno la histeria que desborda locura.
    Espero que tus dias de calor sean soportables.
    Primavera

    ResponderEliminar
  15. Hay formas peligrosas de buscar un relato... sobre todo para quien sólo le toca ser personaje.

    Muy bueno. Sigue buscando, que da gusto leerte

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Oh cielos, espero que siga vivaaaa jajajajajaj

    besicos

    ResponderEliminar
  17. ¡que relato tan tremendo!

    por lo bueno y por lo fuerte de la historia.

    bicos.

    ResponderEliminar
  18. A diferencia de Rebecca (el primer comentario) que decía que no deseaba encontrarte en una calle oscura; yo por el contrario digo: que bella la oscuridad y, nada más bello que para un *oscuro* otra *oscura*.
    Impresionante esta historia; me encantó!
    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs