sábado, mayo 02, 2009

Renacimiento.

Amalia iba detrás, junto a Juan, se encuentra bien. Por fortuna el accidente no revistió mayor gravedad para ella y después de unos meses de recuperación de las fracturas de tibia y peroné, pudo volver a caminar. A Juan le costó algo más; iba sentado tras el asiento del copiloto, su rostro golpeó contra el asiento de delante. Se partió la nariz, al tiempo, al echársele encima el asiento, se fracturó ambas piernas a la altura de las rodillas. Rosa, mi novia, que iba de copiloto, tuvo menos suerte y debido al fuerte traumatismo cráneo encefálico que sufrió tras del choque frontal, entró en coma y definitivamente quedó en estado vegetativo. En cuanto a mí... de forma inexplicable, y quizá porque no me puse el cinturón, resulté ileso al caer bajo el salpicadero del coche, lo cual me liberó por milímetros de que el chasis del vehículo me hiciera pedazos. Los bomberos me extrajeron de debajo del camión donde quedé atrapado durante cerca de tres horas.

Esta madrugada, tal como suelo hacer cuando su familia no está – ellos no permiten que la vea – acudí a visitarla. La mantienen con respiración asistida y la alimentan mediante sonda. Le hablo acerca de la suerte, si así puede llamarse, que tuve al encontrar trabajo en la fábrica, pues en realidad estoy condenado en la trampa de la sociedad y mi salario no dará para cubrir de por vida la sanción que me impuso el tribunal. Sé que cometí una tremenda irresponsabilidad y no tengo perdón. Pero también veo como, cada día, mientras tráfico elabora recuentos más elevados de muertos y accidentados, la televisión continúa pasando anuncios de nuevas y veloces máquinas de muerte. Y yo no soy nadie; acaso una mera pieza más en el mortal y cínico entramado de una industria con ambición desmedida. En cuanto a Rosa, ella es un alma en pena atrapada por leyes absurdas que la impiden morir con dignidad, porque no tiene uso de palabra ni razón para expresarse.

Por fin esta madrugada, tras años de sufrimiento, la liberé. En realidad nos liberamos ambos, no dude en hacerlo. Tras mirar sus ojos inexpresivos los vi suplicarme y llorar atrapados tras la coraza inútil de su cuerpo. No había nadie; estábamos solos. Le retiré la respiración asistida, le saqué la sonda, le quité la vía que la mantenía unida al suero intravenoso y percibí como su cuerpo se relajaba por completo. Levanté las sábanas que la cubrían, hice lugar a su lado y pasando un brazo por su nuca me tendí junto a ella. Y por primera vez en años, estuvimos donde tantas veces soñamos. La playa era hermosa, de arena fina, suave y blanca. Los rayos del sol acariciaban nuestros párpados proporcionándoles el calor y tibieza que no encontraron en años, las aves marinas graznaban, y el rumor de las olas era un constante aliento de vida. Mientras que el cielo, azul intenso, como un fino paño de lino adornaba un horizonte ilimitado. Y en mi boca, el sabor dulce y casi agradable, de la barra de chocolate mezclado con el amargo cianuro de muerte.

José Fernández del Vallado. Noviembre 2007. Arreglado abril 2009.


Reacciones:

53 libros abiertos :

  1. moderato es para reflexionar.
    muy bueno
    besos y amor
    je

    ResponderEliminar
  2. Un relato triste pero magistralmante contado. Un saludo josef.

    ResponderEliminar
  3. Que relato tan triste pero como me ha gustado ;)

    ResponderEliminar
  4. Eres un genio, que manera de contar las cosas.

    Sublime

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Eutanasia y una forma inmejorable de presentarla. Es un gesto de amor, permitir la digna partida de quienes quedan "atrapados tras la coraza inútil de su cuerpo".

    Ojalá alguna vez la justicia lo vea de la misma manera.

    Un Abrazo estimado Josef y Muchas Gracias por esta publicación!

    ResponderEliminar
  6. josef

    por qué será que siempre los humanitos tenemos que sopesar las cosas después de que tenemos las puertas de la muerte abiertas?
    a veces no basta la experiencia de unos sino que deseamos nuestras propias experiencias al limite

    tu relato hoy me deja esa reflexión.

    muakisitos de sol:=)
    felíz fin de semanita

    ResponderEliminar
  7. Bufff... me dejaste... de piedra.... Yo haría lo mismo, y si es el caso, me gustaría que lo hicieran conmigo.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Apreciado José
    Un excelente relato para acercar de una manera sutil un derecho que quizás quien lo padeciera debería de tenerlo. No obstante, el mismo va mucho mas allá dibujando ese sentimiento tan difícil de explicar como es el amor o el mismo sentido de culpabilidad que uno pudiera tener por lo sucedido. "Sentimientos para recapacitar". Así lo titularía después de leerlo un par de veces.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  9. la búsqueda de la liberación y el renacimiento requiere, en situaciones tan trágicas, medios definitivos

    ... el amor se pasea al fin por la playa soñada

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Y se liberanron ambos, unidos para siempre.

    Excelente

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Un final romántico.
    Él se fue con ella para siempre.
    Me gustó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. muy triste, amigo.........pero...........me gustaría que hicieran lo mismo conmigo!!!!!!!!!

    un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  13. ¡Liberación total! Leyes estúpidas, que denigran la libertad de elegir de qué manera y cuando marcharse. Ésto es algo que me preocupa, debe ser terrible vivir en la cárcel de su propio cuerpo, ya hay bastantes en la vida real. Me encanta, como siempre es una delicia leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha conmovido tu relato,Josef, dejando de lado lo que la llevó a este coma, le envidio la posibibilidad que le brinda de acabar con este martirio...

    Para mi es una hermosa historia de amor...´muy hermosa... con un final feliz, sí, lo es.

    Un beso , Josef

    ResponderEliminar
  15. Ay Moderato, como me ha conmovido esta entrada. Que amargos recuerdos... Te felicito por el escrito y por el mensaje que en él transmites, pero sobre todo te felicito porque es una ficción.
    De todo corazón lo hago.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Jose, hoy tocas un tema muy vigente en el mundo, los accidentes de autos se dan cada segundo y con bajas asi como en tu relato y muchas quedan como la novia del protagonista de tu cuento, es triste lo se pero es real, la vida de las personas es valiosa mas si dependen de nosotros, debemos pensar en eso cuando montamos en un carro a los amigos y vestirnos de responsabilidad ya que llevamos vidas humanas a nuestro cargo
    Besos siempre amigo
    Janeth

    ResponderEliminar
  17. SAUVIGNONA DIJO A MODERATO:

    HOLA MI DIVISIMO AMIGO...MIRA QUE RELATO TE HAS MANDADO....ME SACO EL SOMBRERO ANTE USTE...QUE SE LO MERECE POR BUEN ESCRITO Y DIVINISIMO...

    NIO HAY NADA MEJOR QUE SENTIRSE LIBERADO...PUES YO ANDO EN ESO TU VERAS Y CAPTARAS...
    Y SOBRE LOS MIEDOS MI MODERATO..HE SIDO TAN VALIENTE EN MI VIDA ..COMO DIJE NO LE TEMIA NADA...PERO YA SABES APARECEN ESOS VENDABALES MALEDETOS ...QUE TIENE NOMBRE Y APELLIDO MEJOR NO ACORDARSE DE CIERTOS PELANDRUSCOS JAJAJAJJAJA......PERO AQUI ME TIENES....
    BESINES!!!!!!!!!
    SAUVIGNOA DESDE ESTE LAO DEL MUNDO!!

    ResponderEliminar
  18. Una triste realidad el relato...intenso, triste...

    un beso grande

    ResponderEliminar
  19. Creo que es el mejor que te he leido y eso es mucho, sos admirable.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  20. hola Josef. Trágico relato, que no quita lo extraordinario que eres para crear historias muy reales. Me encantó el final, porque de alguna manera se liberaron de este mundo agobiante para encontrar la paz y tranquilidad en ese hermoso paraíso. Felicitaciones.
    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  21. La muerte ha dado paso a la libertad, muy buen relato.
    Un abrazo desde Chile

    ResponderEliminar
  22. Josef, me emocioné y se me escaparon las lágrimas.

    Es un tema muy delicado y el relato triste y real como la vida, aunque al final haya perdón y liberación.

    muchos besos y hasta pronto,
    Inés

    perdona la ausencia.

    ResponderEliminar
  23. uisss q triste y q tema mas complicadillo toca.....


    besitossss

    ResponderEliminar
  24. Cuando la muerte es más poderosa que el amor. Muy buen relato. Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Hola excelente historia triste pero me gusto mucho como lo narras
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  26. Supongo que preferiría que hicieran eso conmigo, que no me dejasen allí a la vista de todos, muriendo ya muerta. Escalofrios me dan de solo pensarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Nuevamente abres nuestros ojos con un problema candente y actual...la eutanasia. Estoy a favor...no creo que prolongar la agonía de las personas sea humanitario. Creo que sufren más las partes implicadas. El final...como siempre genial y sorprendente. Remordimientos, amor...Y a la eternidad juntos. Enhorabuena. Gran relato

    Abrazox

    ResponderEliminar
  28. Eres único y colosal!

    besos,desde mi asomada

    mirada cuando salgo

    de mi soledad...

    ResponderEliminar
  29. Qué mezcla de sabores más significativa: cianuro y chocolate.

    ResponderEliminar
  30. Hola Josef, muy buen relato, como siempre. Casi he sentido alivio al leer el final.
    Un beso.
    Pilar

    ResponderEliminar
  31. Moderato Genial!! Me conmovió hasta las lágrimas.
    Tal vez hoy tenga un día de esos, tu relato liberador y profundo de las prisiones mas egoistas,
    me llegó a las entrañas, en el mismo deseo de sacudir injusticias y sentir la tranquilidad solo otorgada por el propio bienestar.
    Muy muy bueno, como siempre amigo.

    Un abrazo muy fuerte

    Magah

    ResponderEliminar
  32. Como siempre otro magnífico relato. Pero este desprende para mí un sentido tremendamente emotivo, qué difícil ponerse en esa situación y tomar la decisión adecuada, ojalá nunca tengamos que hacerlo, creo que sea cual sea la opción que se tome, siempre queda alguna duda, algún quizás, algún interrogante.

    Un abrazo Josef.

    ResponderEliminar
  33. Volví de mi mini-exilio, amigo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Tienes tantas almas, lugares, historias, sensaciones, sentimientos, colores, sabores, alegrías y tristezas en tu pluma...que no hay relato que no me sorprenda. En este nos has dado un alma atormentada y un final para la esperanza...en sólo dos minutos...eso es lo grande, enhorabuena. Almanoor.

    ResponderEliminar
  35. Hermosa manera de contar, te felicito y me alegro de encontrarte otra vez. Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  36. Bello relato.

    Un buen final.

    La reflexión,es necesaria...

    Salusa Liliana desde Argntina.

    ResponderEliminar
  37. Hermoso relato, tal vez nos deje una buena reflexión!!!
    Me encanta!

    Linda semana.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. ...enternecedoras palabras recibe un abrazo muy fuerte tuyo siempre jose ramon.

    ResponderEliminar
  39. Qué mas puedo decir queno te hayan dicho...tus relatos son geniales!!
    Me llevo la reflexiòn!

    Un gran abrazo amigo y no me olvides!!...y si?? ;-)

    Ali

    ResponderEliminar
  40. Sin duda un texto para reflexionar

    Un abrazo

    José Luis

    ResponderEliminar
  41. Para pensar... todo tu escrito... es para reflexionar y mucho...


    Gracias por escribir... tenemos suerte leerte.


    Abrazos... y gracias por hacernos pensar.

    ResponderEliminar
  42. Triste y romántico….
    Me gusto mucho me hace que pensar.
    Gracias, por hacernos pasar este buen rato leyéndote
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Me gustó ese final romántico tras el desconcierto inicial
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  44. Hola amigo mio ya te llamo asi...si me permites por el tiempo y las hermosas narraciones que nos compartes nos unen en esta red de sensaciones...escribes de una manera que parece que lo vivo que estoy ahi, tantos sentimientos encerrados en esa narracion que has escrito tan bien...cuando hay un accidente de trafico se rompen las vidas de los accidentados y a veces es un viaje sin retorno...y cuando no hay esperanza...para reflexionar y darnos cuenta que cuando nos dan el carnet, es como si nos montaramos en una maquiina de matar y de nosotros depende la mayoria de veces que solo sea un transporte y nada mas...magistral mi amigo, besitos tiernos

    ResponderEliminar
  45. me encanta leerte y aunque no te dejo comentarios ,pues tengo verdaderos problemas para hacerlo, te dejo un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  46. Me gustan los giros que pegan tus relatos, la antesala al escenario, el escenario en sí, y los desenlaces.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  47. Veras, yo, soy de las personas que al leer soy un libro abierto para quien me esté mirando porque me sonrío o me río a carcajadas o me apeno y la tristeza se refleja en mi rostro. No es raro ver una lágrima furtiva rodar por mi rostro, pero en esta ocasión he llorado con hipo, porque tengo a un amigo muy querido en ese estado vegetativo hace ya dos años por un accidente de moto, y tu historia tan real, tan magistralmente contada me ha llevado a la cruda realidad.

    Voy a verlo siempre que puedo pero no creo que se da cuenta o sí? no sé, la próxima vez que lo vea recordaré tu relato

    Entrar en tu espacio es entrar en un mundo de sensaciones.

    ResponderEliminar
  48. Josef, eres un genio, me has hecho reflexionar, pero sobretodo me has emocionado hasta hacérseme un nudo en la garganta....

    ResponderEliminar
  49. Me pregunto si la decisión obedece sólo a una necesidad de liberarla, o si además hay una conciencia cuya voz es insoportable y debe ser callada. Creo que hay un poco de los dos, es decir, también hay un poco de egoísmo.
    Sólo una corrección: es "que LE impiden morir con dignidad..." Por supuesto, no es nada grave, de hecho es un problema dialectal muy propio del centro de España.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Qué fuerte!, pero me ha encantado
    Besos selváticos.

    ResponderEliminar

Post más visto

Otra lista de blogs