martes, octubre 21, 2008

Arma blanca...

La mujer que había dentro de mí sostenía la hoja afilada, no quería dejarme escapar, deseaba que volviera a aquella carnicería sangrienta. Dominaba mis instintos, mis acciones, pretendía ser más fuerte que yo. Salí de la cocina dando tumbos, llegué hasta el salón. Lo primero que vi tras el periódico fueron sus ojos azules, intensos, clavados en mí. Me arrojé sobre ella gimiendo, la besé con vergüenza y confesé. “Oh Luisa, soy cobarde, no tengo valor, nuestro matrimonio es un fracaso. Debo decírtelo: Soy incapaz de cortar una pechuga de pavo.” No respondió. Temblando le pregunté: “Pedirás el divorcio por esto... ¿verdad?” Bajó el periódico y dijo al fin: “No Ramón. Lo haré yo.”


José Fernández del Vallado. josef. Oct 2008.



Reacciones:

24 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs