martes, octubre 14, 2008

El Enano Coté.

Yo no zé poqué en “El Barria” to ze cren desde simpre má listos que io. ¿Zerá po mi timidé? O poque zolo mido un escazito metro zincuenta y teno unos ojos asustadiso grande y negro como bola de billá, nariz shata, uno braso cortito, acabao en dedo afilaos como ganshitos de pupo, desos que se utilisan pa pescá; y una pirnas cortita y robusta como taquito de hamón.

No lo zé... Me llaman el enano Coté y no zé poqué. Disde luego no zoy el mejó ni tampoco un fenome pue apena “sobrisalgo” en na ni zobre na. Bue… eceto rezién cumplio los trese, en una coza zí detaqué: Aprendí a finiquitá. ¡Zí! A cagarme tiarrones tan grande como camione. Y tampoco lo hise por guhto, no vayan a cré. Nadie aprende a matá por placé, zino poque aquella ves me odenaron que zi no lo hazía ademá de enano me la rebanaán; y ezo, ¡ya e demaziao...!

Lo qe no entindo e poqué cuando el “Pinche” e “Tabuco” e “Chinchilla” y e “Morza” se ponen a hablá me dehan de lao. Ya limagino. E verdá. No zoy mu hablaó. Esos prefiren dale al papelisho de plata tol día y azí tán: Loco y colgaó. Yo prefiro follame mil veze a la Pili. La incontro baho el puente del ríu Matasapos. Trabaha alli, pelo a mí no me cobra; e má, en cuanto mi ve ze pone toa alborotá y coloradota, me ricoge en zu brasote y me lleva a zu choza. Allí, zin ziquiera desnudase, se pone a cuato pata, levanta la farda y me ofrese su culo reondo y delisioso – no sheva braha debaho – yo me zubo a un taburet y zas se la hinco hata er fondo y ¡ahh qué placé!

Sospesho que la Pili e de lo poco homme o mujé que me quiere con devozión; y todo poque la zalvé del shulo matón que la tenía marcaita día y noshe. Yo taba de verdá reventao, me ponía po... ¡de lo nervio! Y, ademá, la Pili me guhta un montón. De modo que una noshe, cuando el shulo domía la mona, depué de follase a cuato putilias, con la capa serdos, le rahé la pansa darriba abaho. Y shorreaba er marrano, ¡hay qe ve! La palmó acogotao.

Por cohones ¡nadie me vio! eceto la Pili. Le dije que si se liba la lingua la rahaba, luego me avergonsé y le rebahé la sansión. Entonze le dihe que solo li cotaba la lingua. Pero io sabía de uena fe que niba a se nesasario ¡Jodé! La foma que me miró: Tambié yo le gutaba...
Pe la via e una hodienda. Hay qe trabajá pa ganase el jorná y siendo bahito como io o te impone o tás finiquitao en milésim. El oto día tuve qe cotale los cohones al estudiant. ¡Coin! ¡Se ría mí poque no se lé! ¿Y que culpa tino io que mi mama me pariera en un contenedó? Al meno así me incontró el vieho alcólico Pelanas.

En “El Barrial” la polizía no entra, pero una ve entró. Eran do, y nuevitos, qerían dásela de hombre. Ja, ¡cómo lo pasamo! Lo sacamo del coshe, lo desarmamo y lloraban como ratita. Lo pusimo en pelota viva, con la gorra de poli en la cabesa y lo hisimos corré tol barrio pa que vihilaran, jejeje. Cuan teminaron taban heshos puré, con lo pie cortao delovidiosdelobotellone de ron que hay esparsio por hay. Lo enfilamo en diresió a su zona y no los finiquitamo. A un polisía no ze le raha, ze predica con el ehemplo. Zino, poden ze mu molehstos y hay que negosia con ello. Azí que lo mehó e tenelo asustaó, peo no mataos, que cuando ze cabrean tienn musha arma y talega ¡esos cabrone delestao!

Estodoúltimoañotodomaidobie hata que aparesió el Tostao. El Tostao e un negro alto con figur de palisho de dietes que empesó a gustale a la Pili. Yo ia casi vivía con ella, hata que shegó el Tostao y como e lushador de “Fukuoka” o “Karaokeé” una arte marsia “desas” a base dhostias shiso rey del cotarro.
A mí un día mepillódesprevenio, mi atrapó de los cohones y ante qi sacara el 38 me disarmó y me alsó como a un guiharro sobre unacantilao y me hiso jurale fidelidá o marrojaba. “A ver si sabes volá.” Mediho. Yio pensé: “Qe hodida putá no podé volá como un paharo.” Le juré fidelidá. Ora soi su braso deresho. Maechao de la chosa de la Pili y folla con ella comun perro mintras, io: ¡hodido! Po no po musho tiempo. Pue tamimanoshe lo voy a capá y a rahá y si me pilla pue qe zea lo qe Dio quie. Adió al enano Coté ¿No…?

José Fernández del Vallado. Josef. 2008.




Reacciones:

19 libros abiertos :

Post más visto

Otra lista de blogs